Voy a echar piedras a mi tejado (o no)

Gestión de tiempo y trabajo

Coronavirus, clases online, webinars, nuevas oportunidades, digitalización… Sí, son los términos «digitales» de moda. Y deberían ser la novedad y un punto de apoyo importante en nuestra supuesta evolución. Sin embargo, no es lo que parece, como casi todo. Siempre hay letra pequeña que te da pereza leer y ahí está lo malo.

Yo, asiduo a todo tipo de información, clases, y lo que “se tercie” estoy bastante “hartito” de algunas cosas. Me cansan, sublevan y enfadan los típicos “vendehumos” –y hay muchos- que prometen como ganar 10.000€ al mes, trabajando desde donde quieras, con un portátil o ni eso, basta con un teléfono móvil. Que las Bahamas son un buen lugar para vivir y que se han comprado dos Ferraris y han devuelto uno porque el color no era el que querían. Sí, vale, sí. Y yo siempre gano apostando al número 54 de la ruleta francesa.

Acabo de oír en una de esas clases magistrales (no cito nombres ni cual de ellas ha sido) que no hace falta una web para vender online. ¡Diantre! Eso viene a ser –en mi opinión, claro- como que para vender coches no hacen falta que existan carreteras. Tú vende el coche, que luego ya veremos. Siempre podrás hacer una merienda de amigos dentro de él. O hacerte fotos y subirlas a… estooooo… a…. Bueno, a cualquier Red Social donde (solamente) tus amigos puedan verte y darle ese “me gusta” de compromiso.

No, esto no funciona así. Lo siento.

Como ya he dicho en muchas ocasiones hay que adaptarse, cambiar, modernizarse, evolucionar –ahora soy yo el que parece un vendehúmos– y todas esas cosas. Pero es cierto, hay que hacerlo, la cuestión, en este caso, no es el camino sino la meta. Esta está clara, el camino es algo más difuso y con bastantes piedras por el camino. Pero posible, no es fácil pero sí es posible.

La cuestión final es que todo cuesta, cuesta dinero, trabajo, tiempo, inspiración, saber, tiempo… ¿Ya había dicho lo del tiempo? Ah, es que eso es uno de los mayores palos en las ruedas, el tiempo. Y el tiempo, y no lo digo yo, es dinero. Dinero, oro, plata, esfuerzo.

Hoy no voy a vender nada (mañana sí, atentos)

Deja una respuesta