Respeta tus tiempos

Hay que regar las webs

Y esto viene a la facilidad de dispersión que tenemos habitualmente –me incluyo-. Que si un mensaje en Facebook, que si un Whatsapp de un posible cliente, que si ahora voy a ver, sólo un momento, las últimas tendencias en Marketing Digital

Hay que marcarse una hoja de ruta e intentar se fieles a ella. No es fácil, lo sé, pero al final la dispersión de ideas nos lleva a diluir las metas.

Y hablando de metas, es necesario marcar unas y al mismo tiempo unas líneas de actuación. Y respetarlas. ¿He dicho respetarlas? Ah, pues sí, eso.

No hace mucho, hablando de lo que se necesita para tener una buena página web, en condiciones, que te ofrezca resultados, explicaba que antes que nada, antes de los tecnicismos, diseños, etc. hay que tener claros los objetivos. A quién va dirigida y por qué. Saber qué puedes ofrecer tú que los otros no tengan y qué te hace distinto.

Sí, los cimientos de una web son más importantes que la propia web. Sobre todo al inicio. He visto algunas maravillosas, muy bonitas, impresionantes, pero que no aportaban apenas nada ni explicaban realmente cual era su cometido.

Luego he visto otras que harían huir horrorizado al mismísimo Jack el Destripador pero claras, muy claras en su cometido real y con un buen embudo de ventas (o sea, que acaben comprándote, para los profanos en la materia).

Un empresario, o el dueño de un pequeño negocio necesita una web, eso está claro. Y debe saber qué necesita y cómo debería ser. Pero no tiene por qué saber hacerla, basta con tener las ideas claras y saber transmitirlas.

Si tú no conoces tu negocio y sus necesidades ¿quién va a conocerlo?

No pienses en lo que quieres vender, intenta saber los que tus clientes quieren comprar (o consumir). Saber sus necesidades es algo que apreciaran más que cualquier carta de venta.

Marketing, diseño, programación, “hincar codos” son cosas tan inseparables como el arroz para una paella.

Sí, la unión de unas cuantas ideas y de un buen proyecto son lo necesario para hacer las webs… las cosas bien, quería decir. Y cuando está hecho, la prueba conseguida, hay que alimentarlo, regarlo y cuidarlo. No olvides tu web o Google se olvidará de ti.