Regreso a la normalidad

Momentos de cambio

A todo lo malo hay que saber sacarle su lado bueno.

 Este obligado tiempo muerto en el que nos hallamos no tiene por qué ser improductivo. Al margen de lo que ya aplicáis, estudiar, ver películas, yoga, algún curso de pilates o pintar el comedor, podría ser -de hecho lo es- el momento de replantear vuestro negocio.

Cuando todo vuelva a la normalidad, porque volverá, nos encontraremos con una realidad distinta a la que dejamos. Habrá que pensar en nuevas formas para nuestros negocios y, además, nos habremos dado cuenta –ahora sí que sí– de lo importante que es estar acorde al mundo actual; que lo digital impera y que no sólo ha sobrevivido sino que se ha hecho más fuerte y más necesario.

A todo lo malo hay que saber sacarle su lado bueno

Ha habido que correr y ponerse al día en temas como teletrabajo, videoconferencias y gestión de tiempos y horarios. O en buscar el modo rápido y rentable de enviar nuestros productos a casa de nuestros clientes.

O inventar nuevas modalidades que pudieran adaptarse a este confinamiento. Y la pregunta es: ¿y si lo hubiéramos hecho antes de que surgiera la necesidad? Bueno, la respuesta creo que es evidente: Habríamos estado mejor preparados, no tendríamos que haber corrido tanto y, sobre todo, seguramente los resultados finales hubieran sido mejores.

Y de ahí mi insistencia en que ahora es el momento, para que aprovechemos este tiempo en preparar el retorno a la actividad. Ahora es momento de analizar nuestro negocio y darnos cuenta de sus carencias y buscar una nueva proyección de futuro.

En el caso de una web, una nueva web, o la que tenemos pero necesita un “repaso de pintura” podría ser la redacción de nuevos textos y la búsqueda de palabras clave. La preparación de novedades, mejorar la sección de noticias (o blog) si es que la tiene o preparar una si es que carece de ese importante medio de comunicación.

O quizá ahora te has dado cuenta de que tus productos también se pueden vender por Internet. Que la comunicación con tus clientes es productiva, necesaria y que puede hacerse a través de diferentes canales.

Es un momento complicado, lo sabemos todos, y que se avecina una flojedad económica (también llamada crisis) pero por ese motivo es ahora cuando necesitaremos prepararnos para las novedades. Y no hace falta decir que la web es el mejor medio (aunque no el único) para transmitir todas estas innovaciones. Y si le añades una tienda online o una academia para tus clases, pues mejor que mejor. Eso depende tus productos o servicios.

Y aquel señor bajito del fondo dirá: “Sí, claro, tú lo que quieres es vender”. Y tendrá toda la razón. Pero también él lo que quiere es vender, algo lógico, diría yo. Y yo ya estoy preparando cosas nuevas, perfilando otras ideas, otros modos. Maneras distintas de hacer las cosas y que estén más adaptadas a los tiempos que estamos viviendo. Sí, claro que quiero vender y tú también.

¿O no?

Deja una respuesta